CARTA AL CHAVISTA DESCONOCIDO

Ernestina Mogollones – 13.05.2010

Me gustaría empezar esta carta con un “querido compatriota”, pero ¿para qué nos vamos a engañar? No te quiero, no me quieres y no compartimos la misma patria. El país que tú quieres no es el país que yo quiero. No tenemos una misma bandera, la mía tiene 7 estrellas y la tuya tiene 8; mi escudo tiene un caballo hidalgo que corre hacia la derecha y el tuyo tiene un caballo bastardo que huye por la izquierda. Compartimos apenas un mismo espacio geográfico y un tiempo, nada más nos une.

Pero hay cosas que tengo que decirte, no porque pretenda hacerte reflexionar, para eso tendría que asumir que tienes cerebro y alma y, honestamente, no lo creo; el cerebro que tienes apenas da para cumplir funciones vitales. Puedes respirar y esas cosas; y el alma, hace tiempo que la regalaste, porque ni siquiera puedo decir que la vendiste.

Mira, hoy tengo 39 años, nací en 1971 y mis primeros años de colegio los hice en un colegio público de Caracas. Recuerdo que llegábamos a las 7 de la mañana al salón, y después de dar los buenos días (cantando, así lo hacíamos en esa época) entraba una señora con dos ayudantes y junto con la maestra nos servía un desayuno. Así como lo escuchas: “el desayuno”, que podía variar: desde galletas con mermelada y mantequilla a unas arepas rellenas con queso o perico. Y lo que sí no cambiaba nunca, un vaso de leche  acompañado de un cuartico de leche que nos daban “para la casa”.

Fui creciendo y ya en la adolescencia, la mayor preocupación de mi madre era la famosa “barriga”. No la atemorizaban los secuestros, ni los tiroteos en la calle; no, su preocupación era esa, que yo saliera con una barriga. ¡Ah! Y las drogas, porque mi madre estaba convencida de que en las puertas de los colegios gente mala regalaba droga a los niños. Que digo yo, bien inocente mi madre, porque ¿de que iban a vivir los jíbaros si regalaban la mercancía?

Estudié el comunismo, ya sabes, el marxismo y todo eso, de la misma forma que estudié el fascismo, el nazismo, y la democracia. Aprendí que en todos los países que tuvieran el remoquete de “República Popular” la gente vivía como la mierda y que de popular tenía bien poco, porque “popular” -en teoría- es sinónimo de “manda el pueblo”; pero en la práctica quiere decir que el pueblo no tiene derecho a decir ni ¡ñe!, mientras unos pocos compadres privilegiados viven muy bien.

Tuve una maestra que me enseñó que mi primer deber ante todo conocimiento nuevo, es dudar y cuestionar. Otra cosa que nos separa, porque tú no eres más que un albañal cuya única función es tragar cualquier mierda que decidan meterte. Y justo por eso te escribo, solo para decirte y demostrar (no para que tú lo entiendas, porque no puedes) lo imbécil que eres.

Hace algunos pocos años se dieron cuenta que Venezuela importaba azúcar, así que el gobierno, TU gobierno, decidió expropiar plantaciones de caña e ingenios azucareros; y hoy ¡hay menos azúcar!

Así han expropiado un montón de cosas, con tu anuencia, con tu aplauso, con tu risa; y hoy, tú país, que casualmente ocupa el mismo espacio geográfico que mi país, por desgracia produce menos.

No hay una empresa -¡ni una sola!- que haya sido expropiada y que hoy funcione, si no en mejores, al menos en las mismas condiciones de cuando tenía dueños privados.

Gracias a eso, entre otras cosas, no tienes azúcar, ni leche, ni café, ni harina PAN, ni carne, ni un montón de cosas; pero como a ti la mollera no te da más que para las funciones vitales sigues aplaudiendo la destrucción de TU comida.

Porque, eso sí, hay sitios en Venezuela donde, te apuesto lo que quieras, no falta nada en la cocina: en Miraflores, La Casona y Fuerte Tiuna.

Eres tan imbécil que ni memoria tienes. ¿Te acuerdas de que el presidente no necesitaba tanto lujo y que podía despachar desde cualquier sitio? Miraflores sería una universidad “para el pueblo”, pero resulta que hoy no solo no es una universidad, sino que encima, cada vez que le sale del forro de las bolas a TU presidente, ni “el pueblo” puede pasar por allí porque trancan el paso ¿será culillo?

Te sientes bien porque el tirano que amas más que a ti mismo ahora abre una cuenta en Twitter para que puedas comunicarte con él; y tú, pendejo, te lo crees olvidando que hace algunos años te ofreció lo mismo con un buzón, en todo el frente de Miraflores.

La cuentica de Twitter correrá la misma suerte o ya la corre. Al principio él leía todo (o eso decía), después eran muchas cosas, porque “el pueblo estaba en el piso por los efectos de la cuarta malvada”; y había gente que leía las carticas por él. Igual que ahora, dizque hay 200 tercios que leen los twitts; después la cuenta desaparecerá como desapareció el buzón famoso.

Entonces se inventará otra vaina, otro buzón y tú, pendejo, vas a volver a caer en la trampa del  “presidente que se comunica con su pueblo”.

Te quejas de los precios abusivos de las clínicas, pero lo cierto es que, entre otras cosas, te cobran unos impuestos, más el dinero que entra por petróleo para que los hospitales públicos estén dotados, pero eso no pasa Y te quejas porque sabes que sin clínicas te mueres como lo que eres: un pendejo.

Y ruega a Dios que no se le ocurra expropiar las clínicas, porque ahí si te jodes,. Porque sin café puedes vivir, sin leche, sin azúcar, sin arepas, pero si te enfermas y no hay medicinas y médicos, ahí si que te jodiste, y eso no retoña. Claro, te pusieron los “Barrio Adentro”, lástima que casi ninguno funciona.

Luego está el cuento de la luz. ¡Ah sí! ¡Ya sé! La tormenta “El Niño”, pero resulta que en la despreciable cuarta, con y sin niño, con sequías más largas que estas, al “pueblo” no le faltó la electricidad ¿Sabes por qué? Porque Guri no fue hecho para abastecer toda Venezuela, sino apenas una parte, para lo demás estaban las plantas termoeléctricas, esas que hoy no funcionan.

Pero hay más, cuando TU presidente le dice al país que consuma menos electricidad ¿sabes que está diciendo? Le dice a los molinos que muelan menos granos, que hagan menos harina y que te den menos comida; le dicen al zapatero que haga menos zapatos y a ti que gastes menos suela, porque como se te joda ese zapato… ni alpargatas vas a poder ponerte.

Cuando pide gastar menos electricidad, no le dice al rico que no use su piscina climatizada, no, le dice al industrial que produzca menos, que no produzca lo que necesitas para comer, le dice al comerciante que no te venda, te dice a ti que no vivas, o que vivas menos.

Fíjate, hoy expropian una hacienda de Diego Arria ¿tú crees que a ese señor se le acaba la vida por eso? ¡Que va! Ese se va pa’l carajo; pero esas vacas que producían más leche que las otras, leche que tú tomas, van a para al plato de algún militar panzón y cuatro burócratas que chupan de la teta del gobierno; y tú, re imbécil, te quedaste sin leche pa’ tus chamos. Que pa’ lo que te importa, la verdad, porque criados por ti tampoco es que tengan futuro para ser la gran vaina.

Y te conformas y aplaudes que una vez a la semana te “permiten” comprar comida en un Mercal, después de hacer una cola de HORAS, con sol o lluvia, y que te permitan llevar, no lo que quieres y puedes comprar, sino lo que ellos quieran o estimen suficiente para ti.

¿Azúcar? Solo un kilo ¿harina? Dos kilos, ¿aceite? Un litro, ¿café? ¡No vino! Y de lo que vino, estíralo, porque pa’ la semana que viene no sabemos “si viene”.

Y mientras tú haces cola en tu Mercal (Mierda Endógena Revolucionaria Convertida en Alimentos Limitados), Maduro desvía su avión para comer en su restaurante preferido en París, Cilia Flores se pregunta porque solo puede tener un Ferrari y no dos como quisiera y Diosdado balbucea que él quisiera una textilera Gucci para no tener que mandar a traer sus corbatas.

Mientras tú peregrinas y sufres por una medicina para tu hijo, Hugo va y viene en un “saltico” (En el avión que pagas tu) a Cuba a ver a Fidel, porque “está quebrantadito”; pero atendido por los mejores médicos y tratado con los mejores medicamentos que TU dinero puede comprar.

Y hay más, pero me da ladilla seguir ahondando en lo estúpido que eres. Sé que a estas alturas piensas que te odio y quiero destruirte, pero la verdad es que no, lo que me causas es asco y un poco de curiosidad, pero ¿destruirte? ¿Pa’ que? Tú solo lo haces bastante bien; y eres tan considerado que no solo te destruyes tú sino que de paso destruyes a tus hijos, eso que los entendidos llaman “legado genético”.

Si ya se, que piensas que yo también estoy jodida, tienes razón, lo estoy, pero tu te jodes conmigo—Guevón..

Pero . . . nos veremos el 26!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: