Leocenis habla claro: Aunque les suene duro: Yo se los dije.

Caracas, 13 de octubre de 2012 – El periodista venezolano Leocenis García, nos presenta su destacada columna “Leocenis Habla Claro”, la cual también podrán leer en la edición 106 del Semanario 6to Poder.

A continuación el texto original.

No voy agregar ni una palabra más, ni una palabra menos. El “Leocenis habla claro” que aquí reproduzco lo escribí el 29 de julio de 2012, hace exactamente tres meses. Lo que ustedes van a leer es un periódico de ayer. Ahí se los dejo.

“El peor enemigo de la oposición es el triunfalismo. Leopoldo López no aprende de los errores de sus fanfarronadas triunfa­listas y persiste. Una vez le dije -cuando yo aspiraba a la Alcaldía de Caracas y él me dijo que estaba dispuesto a ayudarme- que él hacía un acuerdo en la esquina y lo desbarataba en la siguiente. Así como le di­je al día siguiente de haber dejado en la cuneta a Voluntad Popular, que estaba cometiendo un error garrafal, y que lo que había hecho con las manos lo desbarataba con los pies.

El acuerdo con el CNE fue un error porque han ido como corderos al matadero; el gobierno tiene lo que quería, que lo reconocieran a él y a su ministerio de elec­ciones por adelantado y sin condiciones. Pero ahora hay algunos en la oposición que quieren presentar sus errores como victorias.

Tienen el desparpajo de decir que gracias a ellos tenemos un camino electoral confiable, que gracias a la firma se obtuvo el compromiso de un proceso transparente. Falso.

El Comando Político o Comando Venezuela acordó no firmar ese acuerdo. Ahí estaban Ramón Guillermo -por cierto, ahora la Mesa no existe porque el Comando Venezuela le cortó las patas-, Ledezma y los jefes de los partidos.

Luego vino un llamado Comando Operativo que ordenó que se firmara el acuerdo, desconociendo una reunión anterior. Hen­rique Márquez (UNT) y Caldera (PJ) fueron los que firmaron. Pero la historia no queda ahí. Firmaron porque Márquez y Leopoldo López hablaron, el uno recomendando firmar y el otro hablando finalmente en nombre de Henrique Capriles (Leopoldo) quien afirmó que era una orden de Henrique firmar. De la conversa entre Márquez y López -doy fe- habrá que ver si Leopoldo decía la verdad cuando hablaba en nombre del candidato.

Las gestiones para lograr un acuerdo decente con el CNE no sirvieron para nada y lo único que podía servir lo hicieron mal. Si estos gafos pretenden suplantar a la Mesa y su poder, las posibilidades de tener éxito en el dificilísimo camino que se necesita recorrer para que las elecciones se celebren en paz y el mandato de Chávez sea revocado son magras.

A esta altura, pedir garantías al ministerio de elecciones con ese acuerdo “chucuto” es casi imposible. Lo inteligente es reconocer la imposibilidad y limitarse a lo que la necesidad y el pragmatismo hacen nece­sario. El Comando Venezuela no debe suplantar a la Mesa. Los asesores del can­didato no deben ni pueden constituir un ente que formule políticas y ocupe el es­pacio de los partidos.

La necesidad de coordinar estrategias es el límite del cual la función del Comando Operativo Venezuela no ha debido salirse ja­más. Pero se salió. Y ya no hay quien corrija esa peligrosa desviación. Un grupito secuestró eso para sí y usa y abusa de ella para sus ambiciones. Es urgente que Ramón Guillermo se meta en la campaña, porque hemos logrado todo gracias a la Mesa, y muchos de estos carajos que ahora firman en mi nombre y en el de muchos venezolanos hace tiempo que no los veíamos.

El Comando degeneró en una multitud de grupos, subgrupos y grupitos que procuran secuestrar para el servicio de sus intereses y ambiciones a la masa gigantesca de ciudadanos que responde con cándida obediencia al llamado que se le hace para marchar, pitar, cacerolear, manifestar y firmar. Ojo. Están agotando su paciencia. Están gastando su fe. Y el camino es largo. ¿Cómo es eso que ese comando envía una circular donde le piden a los dirigentes no hablar del tema militar y que respondan que sólo Henrique puede hablar de este tema? Por Dios, tienen mierda en la cabeza.

Los peores son los torpes monosabios de algunos medios que actúan con la prepotencia de aprendices de brujos con el poder de hacer y deshacer, de encender y apagar, de armar y desarmar. Si esto no se corrige ahora, corregirlo cuando se creen las crisis que han provocado en el pasado y van a provocar en el futuro será imposible. Y esto puede ser fatal.

Escribo a riesgo de ser incomprendido”.

Texo extraído del Semanario 6to Poder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: